Experiencia de guerra y colaboracionismo político-militar: Bélgica, Francia y España bajo el Nuevo Orden (1941-1945)

Tesis doctoral

Resumen

Esta investigación propone un análisis de tipo comparado y transnacional para dar con las causas, las implicaciones y la importancia de la cooperación y el colaboracionismo político-militar dentro de la Europa fascista. Para ello, planteo tres casos de estudio diferentes: por un lado la España no beligerante surgida de la guerra civil de 1936-1939, y por el otro la Francia y la Bélgica ocupadas por las fuerzas militares alemanas en 1940. Los voluntarios españoles, franceses y valones que combatieron en el Frente Oriental dentro de las unidades extranjeras de la Wehrmacht y las Waffen-SS son los protagonistas principales de este trabajo, y su papel decisivo en los conflictos armados y las luchas por el poder acaecidas en sus países constituyen el eje narrativo. Es por eso que los capítulos 1 y 4 se dedican a analizar su experiencia de guerra y las particularidades del ethos derivado de ésta. Sin perder nunca de vista la relación de sus unidades con sus países de origen, abordo toda una multiplicidad de cuestiones: sus variadas motivaciones para alistarse; su experiencia de combate; sus concepciones de la masculinidad; sus lazos personales dentro de los grupos primarios y la vida cotidiana de éstos; sus percepciones del enemigo y el entorno; sus relaciones con los civiles; o, también, su contribución a la guerra criminal de conquista llevada a cabo por el Eje en territorio soviético. Para ahondar en los matices y entresijos de una experiencia de guerra que es muy similar para españoles, franceses y valones, propongo un análisis que entrelaza la documentación de archivos alemanes y españoles con fuentes memorísticas de los tres casos de estudio. Fruto de sus penalidades y sacrificios en la lucha contra el comunismo soviético, muchos de los voluntarios se sintieron con el derecho a tener una voz decisiva en los acontecimientos políticos de sus países de origen, una perspectiva que ya había motivado a los más radicales a alistarse. El objetivo central de esta investigación es señalar los cauces por los cuales este ethos combativo se hizo presente en las sociedades de las que procedían los voluntarios y cuál fue su impacto real, algo que analizo en los capítulos 2 y 3 junto con las intrincadas relaciones y los conflictos dentro del Nuevo Orden. Las unidades extranjeras, inspiradas por los diferentes movimientos colaboracionistas, no sólo se convirtieron en plataformas de poder y actuaron como fuente de legitimidad, sino que además sus combatientes fueron reivindicados como paradigmas del ser nacional y la masculinidad, a pesar de la heterogeneidad y los conflictos internos entre ellos. Esto los situó en el centro de los conflictos del momento dentro de unas sociedades que eran concebidas por el colaboracionismo como un frente interno donde estaba teniendo lugar un correlato de la guerra contra el comunismo soviético, encarnado aquí por las diferentes resistencias antifascistas. No es casual que los voluntarios, los colaboracionistas y sus familias se convirtieran en el blanco preferente de sus acciones y atentados, un clima de radicalización política al que ellos mismos contribuyeron con sus discursos y actitudes públicas, muy especialmente los primeros durante sus regresos de permiso y tras su licenciamiento. Así se explica que a partir del verano del 43, y sobre todo en los últimos meses de la ocupación, Bélgica y Francia se precipitaran en sendas guerras civiles entre el fascismo y el antifascismo que marcarían la refundación del orden social y político en la posguerra.
Fecha de lectura23 jun 2017
Idioma originalEspañol
SupervisorFrancisco Jose Morente Valero (Director/a) & Javier Rodrigo Sanchez (Director/a)

Citar esto

'